'Astrocyte' explora cómo la arquitectura puede interactuar con los humanos

‘Astrocyte’ explora cómo la arquitectura puede interactuar con los humanos

Comparta este Artículo en:

Astrocyte de Philip Beesley tiene como objetivo mostrar que la arquitectura puede ser más que ornamental.

Construida con acrílico, mylar, sensores, vidrios personalizados, luces impresas en 3D y el uso de inteligencia artificial, química y un entorno sonoro receptivo, no solo invoca reacciones emocionales sino que reacciona a los movimientos y gestos de los participantes.

La estructura gigante y de aspecto delicado (inspirada en las células nerviosas astrocitos) también provoca interacciones inusualmente respetuosas de los observadores humanos.

La estructura del andamio aéreo fue parte de la Expo de Diseño, Innovación y Tecnología de Toronto (EDIT 2017), y fue alojada en una fábrica abandonada de fabricación de jabón de Unilever.

Fue construida a partir de 300,000 componentes por Philip Beesley Architect Inc. (PBAI), en colaboración con el Living Architecture Systems Group de Beesley en la Universidad de Waterloo.

Astrocyte responde a los movimientos de los espectadores con patrones de luz, sonido envolvente y vibraciones similares a las señales que se propagan a lo largo de un nervio.

El vidrio también contiene aceites y productos químicos destinados a representar la estructura y las energías de la vida orgánica.

Con esta obra de arte, Beesley y su grupo de Arquitectura Viva también están explorando futuros materiales de construcción que podrían autorrepararse o alterar espacios a través de los medios, la luz y el sonido.

“PBAI Studio trabaja con un amplio consorcio de artistas, ingenieros, científicos e investigadores como miembro central del grupo de investigación Living Architecture Systems”, dijo Beesley a Farmboy Fine Arts.

“Exploramos las posibilidades de la arquitectura de próxima generación, los entornos receptivos, los medios digitales y la escultura inmersiva.

Entonces nos preguntamos, ¿cómo podrían los edificios y nuestros entornos comenzar a conocernos y preocuparse por nosotros? Y podría comenzar, en formas muy primitivas, a convertirse en ¿viva?”

Astrocyte se basa en la arquitectura y el diseño “biofílico”, que postula que los seres humanos buscan conectarse de forma natural con la naturaleza.

Al igual que con algunos tipos de vegetación y otros sistemas naturales, parece frágil, pero es lo suficientemente resistente como para manejar la interacción con los participantes de la exposición.

“El trabajo es sólido, aunque delicado en naturaleza, y esto parece alentar diferentes formas de actuar”, dijo Beesley.

“Observar a las personas que interactúan con estos espacios es bastante llamativo porque suelen ocurrir respuestas extraordinariamente amables y respetuosas.

¿Hemos causado que alguien experimente una forma de interacción diferente, y quizás más saludable?”

Astrocyte fue creado en asociación con 4D Sound, con el apoyo del Consejo de Investigación de Ciencias Sociales y Humanidades de Canadá y el Consejo de las Artes de Ontario.

Fuente: Engadget

Artículos relacionados: