Brazalete que reemplaza de forma segura todas sus contraseñas con sus latidos

Brazalete que reemplaza de forma segura todas sus contraseñas con sus latidos

Comparta este Artículo en:

Nymi es un brazalete utiliza sus latidos para identificarlo con diferentes servicios y dispositivos.

Nymi es una pulsera que utiliza su ritmo cardíaco para identificarlo cómodamente en muchas situaciones.

Transformar los latidos de tu corazón en una contraseña es algo de lo más seguro, ya que es algo único en cada ser humano. Es más seguro que el reconocimiento facial y de huellas dactilares.

Bionym es la empresa responsable de Nymi. Su apuesta es ahorrarnos el proceso de identificación con servicios y dispositivos, no hace falta que memorice e introduzca las claves (aunque memorizarlas es una buena idea).

La pulsera mide el ritmo cardíaco y ese patrón es único en cada ser humano, de manera que si otra persona se pone la pulsera no funcionará con nuestras contraseñas, etc.

Nymi utiliza la firma eléctrica del electrocardiograma (o sea que no mide pulsaciones), un sensor de proximidad, una asociación con un dispositivo específico (como un smartphone) y tecnología Bluetooth para transmitir la identidad del usuario, por lo tanto, todo lo que debe hacer es acercarse al sistema que desea controlar.

El Nymi también cuenta con un sensor de movimiento, que habilita el uso de gestos para ejecutar comandos específicos, como abrir la puerta del automóvil.

Como se puede ver en el video de presentación, Nymi lo convierte en una especie de Caballero Jedi, abriendo las puertas de su auto o desbloqueando el iPad con un simple gesto en el aire.

Al ser una opción segura, la pulsera también puede ser utilizada para pagar en establecimientos que sean compatibles. Es decir, Nymi convierte nuestros latidos en una especie de “llave maestra” que podría ser utilizada en diferentes situaciones a lo largo del día.

Karl Martin, director ejecutivo de Bionym, lleva investigando más de 10 años para llegar hasta este producto. Asegura que la pulsera es la primera idea, esta tecnología podría aplicarse a un anillo, un collar, etc.

Martin apunta que escanear la cara o el iris son elementos físicos “que se pueden robar”, los latidos son un tipo de identificación única que se encuentra en nuestro interior.

Las primeras unidades se enviarán a partir del segundo trimestre del 2014. En estos momentos están trabajando por ampliar las posibilidades que ofrece este brazalete y se encuentran en medio de negociaciones para que se pueda utilizar con cajeros automáticos.

Fuente: ALT1040

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: