Científicos encuentran una manera mucho más rápida de clasificar nuestras células

Científicos encuentran una manera mucho más rápida de clasificar nuestras células

Comparta este Artículo en:

La técnica puede conducir a nuevas maneras de detectar y tratar enfermedades.

Investigadores han creado una nueva técnica para identificar tipos de células mucho más rápido que nunca, un hallazgo que podría mejorar los diagnósticos y tratamientos de enfermedades.

Mientras que haya muchos tipos de células en nuestros cuerpos (glóbulos rojos, neuronas, etc.), los científicos no saben el número exacto, porque las técnicas actuales de microscopio son lentas y laboriosas.

Marcando las células con marcadores moleculares, sin embargo, el equipo pudo leer sus combinaciones únicas de ARN como un código de barras en velocidades exponencialmente más altas.

Cada célula tiene un transcriptoma, o su propia lista de material genético de mensajería especial conocido como mRNA.

El trabajo del mRNA es leer el ADN, crear una copia de las instrucciones, y llevar la copia a la fábrica de proteínas.

Si el ADN es un rollo de película, entonces el transcriptoma es la suma de todos los negativos (el mRNA) de las fotos que la célula realmente quiere.

El nuevo método se llama sci-RNA-seq. Los investigadores pusieron las células en una pequeña matriz rectangular de compartimentos, cada uno con etiquetas especiales que se unen al ARN.

Después de algunas iteraciones del proceso, cada célula produce un conjunto único de etiquetas que los investigadores pueden usar para diferenciarlas.

El equipo puede romper las celdas químicamente y leer las secuencias de las etiquetas.

El método en sí, hoy, sólo secuencia alrededor de 40.000 células simultáneamente. Pero los investigadores esperan pasar un día a “más de 10 millones de células por experimento”.

“Hemos desarrollado este esquema que nos permite mirar un gran número de células al mismo tiempo, sin aislar nunca una sola célula”, dijo el Dr. Jay Shender al New York Times.

El equipo lo probó usando 150.000 células de Caenorhabditis elegans (gusano redondeado), un pequeño gusano que ha sido el modelo para la investigación biológica desde la década de 1960.

No sólo identificaron los 27 tipos de células conocidas, sino que fueron capaces de dividirlos en grupos con arreglos de genes ligeramente diferentes.

Eso incluye 40 diferentes tipos de neuronas, incluyendo un raro ejemplo que sólo forma una célula en muy pocos gusanos.

Pero el sistema no funciona todo el tiempo. Con los gusanos redondos, por ejemplo, falló en identificar 78 tipos diferentes de neuronas previamente identificadas.

“Por supuesto, hay más por hacer, pero estoy bastante optimista de que esto pueda resolverse”, dijo Cori Bargmann, de la Universidad de Rockefeller, quien no estuvo directamente involucrado en el estudio.

La investigación también debe adaptarse a las complejidades del cuerpo humano.

Sin embargo, es muy prometedor, en particular para la iniciativa Human Cell Atlas, que tiene como objetivo mapear todas las células en el cuerpo humano, proporcionando una línea de base para comparar las células sanas con las enfermas.

El estudio podría revelar firmas de patologías, un mejor registro de las interacciones célula a célula y ayudar a los científicos a interpretar las variantes genéticas.

Al igual que con las nuevas técnicas de secuenciación de genes, podría ayudar a impulsar la medicina y los tratamientos a un nuevo nivel.

Fuentes: Engadget, Gizmodo

Artículos relacionados: