Crean un agujero de gusano magnético

Crean un agujero de gusano magnético

Comparta este Artículo en:

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona han transferido un campo magnético de un extremo a otro, «manteniéndolo indetectable e invisible a lo largo de todo el camino».

Han creado y diseñado en el laboratorio el primer agujero de gusano (túnel cósmico) que conecta magnéticamente dos regiones del espacio.

Según ha informado este centro universitario, estos investigadores han creado por primera vez un agujero de gusano, que es un túnel cósmico que transfiere «el campo magnético de un extremo a otro manteniéndolo indetectable e invisible a lo largo de todo el camino».

El dispositivo podría tener aplicaciones médicas, en concreto, abriendo la posibilidad de hacer resonancias con más comodidad para los pacientes, ya que permitirá alejarlos de los detectores en los hospitales u obtener imágenes de resonancia de diferentes partes del cuerpo de forma simultánea.

El término agujero de gusano ha sido creado por científicos, pero su popularización se ha producido a través de series de televisión y películas como «Stargate», «Star Trek» o «Interstellar».

Los investigadores, según ha explicado la UAB, han utilizado en su estudio metamateriales y metasuperficies para construir «este túnel cósmico experimental, de manera que el campo magnético de una fuente, como un imán o un electroimán, aparece en el otro extremo del agujero de gusano como un monopolo magnético aislado».

El centro universitario ha explicado que el resultado es «curioso» ya que en la naturaleza no existen los monopolos «magnéticos, que son imanes con un solo polo, ya sea norte o sur».

El efecto de los mismos es el de un campo magnético que va de un punto a otro,«como si se propagase por una dimensión a las tres dimensiones convencionales».

Desde la Universidad Autónoma de Barcelona han matizado que en el ámbito gravitatorio crear los agujeros de gusano es imposible, con la tecnología actual, «ya que sería necesario manipularlo con grandes cantidades de energía gravitacional, que nadie sabe aún como generar».

Un agujero de gusano experimental es una esfera hecha de diferentes capas; una externa con una superficie ferromagnètica, una segunda capa en el interior, de material superconductor, y una pieza ferromagnètica enrollada en forma de cilindro que la atraviesa de extremo a extremo.

La esfera, según la UAB, está construida de tal manera que «es magnéticamente indetectable -invisible, en términos de campo magnético-, desde el exterior».

Según el director del proyecto, Álvar Sánchez, un agujero de gusano magnético «es una analogía de los gravitatorios, ya que cambia la topología del espacio, como si la región interior hubiera sido borrada magnéticamente del espacio».

Fuente: ABC

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: