Descubren cómo convertir cualquier cosa en una pantalla táctil usando pintura de aerosol conductora

Descubren cómo convertir cualquier cosa en una pantalla táctil usando pintura conductora en aerosol

Comparta este Artículo en:

Los teléfonos inteligentes y las tabletas con pantalla táctil son tan intuitivos que incluso los bebés pueden aprender fácilmente cómo usarlos.

Entonces, ¿por qué ningún objeto puede funcionar como una pantalla táctil? Todo podría, gracias a científicos de la Universidad Carnegie Mellon encontraron una forma de utilizar pintura conductora en aerosol para hacer casi cualquier objeto amigable al tacto.

La pantalla táctil en su teléfono inteligente lleva una pequeña carga eléctrica que se interrumpe cada vez que su dedo, que conduce la electricidad, lo toca.

Detectando dónde en la pantalla se ha producido la pérdida de carga, el teléfono inteligente puede averiguar dónde lo ha tocado.

Los científicos del Instituto de Interacción Humano-Computador de la Universidad Carnegie Mellon han adoptado un enfoque similar con su nueva tecnología experimental llamada Electrick.

Debido a que los objetos aleatorios como las guitarras no están diseñados para llevar una carga eléctrica, primero tienen que ser actualizados con una capa de pintura en aerosol conductora, películas especiales u otros materiales que les permitan conducir la electricidad.

Pero no suficiente carga para conmocionar a alguien cuando la toca, pero sí suficiente para permitir que una serie de electrodos colocados alrededor del borde del objeto detecten un cambio cuando un dedo humano ha hecho contacto, reencaminando parte de esa corriente al suelo.

En este caso, los investigadores utilizaron una pintura aerosol conductora de carbono diseñada para reducir la acumulación estática o para bloquear señales de radiofrecuencia en electrónica sensible.

La técnica utilizada para convertir esa pintura en aerosol en una pantalla táctil se llama tomografía de campo eléctrico, y funciona enviando una carga eléctrica a través de sólo dos de los electrodos a la vez, y luego midiendo la carga recibida por todos los demás.

Cualquier cambio en esa carga medida puede usarse para calcular donde un ser humano está haciendo contacto con el objeto.

El enfoque no es tan preciso como la pantalla táctil de un teléfono inteligente, pero los investigadores han encontrado que pueden calcular la ubicación de un dedo con una precisión de aproximadamente un centímetro.

Lo que es más importante aquí, sin embargo, es que las superficies de la pantalla táctil ya no tienen que ser sólo pequeñas y planas.

Fuente: Gizmodo

Artículos relacionados: