Drones para transporte urgente de sangre destinada a transfusiones

Drones para transporte urgente de sangre destinada a transfusiones

Comparta este Artículo en:

En lo que se cree que es el primer estudio de demostración del concepto de su clase, unos investigadores de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos han determinado que las bolsas grandes de productos sanguíneos, como los que se aplican de manera cotidiana en transfusiones a pacientes, pueden mantenerse con su temperatura idónea y la debida integridad celular durante su transporte mediante drones.

El equipo del Dr. Timothy Amukele, profesor de patología de la Escuela de Medicina de la citada universidad, aporta así nuevas pruebas de que los drones, en este caso pilotados de forma remota por humanos, son una forma efectiva, segura y puntual de transportar sangre a lugares afectados por catástrofes naturales (en los que puede haber carreteras cortadas y muchos otros obstáculos), accidentes en sitios remotos, y en casos en los cuales tardar lo menos posible en llevar el producto médico al paciente es esencial.

Los drones pueden proporcionar acceso a la sangre a las áreas rurales que carecen de él, o de infraestructura para recolectarla o transportarla por sí mismas por carretera.

El equipo de la Universidad Johns Hopkins estudió anteriormente el efecto del transporte por dron sobre la composición química, hematológica y microbiana de muestras de sangre trasladadas por ese medio, y se comprobó que ninguna de ellas resultaba afectada de manera negativa.

El nuevo estudio examina los efectos del transporte por dron sobre cantidades mayores de sangre, como las utilizadas para transfusiones, la cual además precisa unos requerimientos de manipulación, transporte y almacenamiento notablemente más complejos, en comparación con muestras de sangre para ensayos de laboratorio.

Para cada prueba, el dron voló por control remoto a lo largo de una distancia de entre 13 y 20 kilómetros, permaneciendo a unos 100 metros del suelo.

Dichos vuelos le llevaron hasta 26,5 minutos.

El equipo diseñó el sistema de manera que se mantuviera la temperatura de las unidades de glóbulos rojos, plaquetas y plasma.

La vigilancia de la temperatura fue constante, y se consiguió mantener los componentes sanguíneos dentro de los requerimientos de transporte y almacenamiento.

Fuente: Noticias de la Ciencia

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: