El gato de Schrödinger filmado en una película cuántica

El gato de Schrödinger filmado en una película cuántica

Comparta este Artículo en:

El gato de Schrödinger es el cartel a mostrar de la rareza cuántica. Ahora ha sido inmortalizado en un retrato creado por una de las consecuencias más extrañas de la teoría: el entrelazamiento cuántico.

Estas imágenes fueron generadas usando una plantilla de gato y fotones entrelazados.

La parte realmente espeluznante es que los fotones usados ​​para generar la imagen nunca interactuaron con la plantilla, mientras que los fotones que iluminaban la plantilla nunca fueron vistos por la cámara.

Cuando se entrelazan dos partículas separadas, las mediciones de sus propiedades físicas se relacionan y comparten efectivamente un único estado cuántico.

Gabriela Barreto Lemos de la Academia de Ciencias de Austria en Viena y sus colegas utilizaron esta conexión cuántica entre partículas para hacer estas imágenes de un gato, sin directamente fotografiarlo.

Para hacerlo, los investigadores crearon pares amarillos y rojos de fotones entrelazados.

Los fotones amarillos fueron disparados hacia la plantilla del gato, mientras que los fotones rojos fueron enviados a la cámara.

Gracias a su entrelazamiento, los fotones rojos formaron la imagen del gato debido a la relación cuántica con sus gemelos amarillos.

La plantilla de silicio era transparente a la luz roja y la cámara sólo podía detectar la luz roja.

Esto demuestra que la técnica puede dibujar objetos que son invisibles a los fotones detectados.

El entrelazamiento es un fenómeno cuántico, sin equivalente clásico, en el cual los estados cuánticos de dos o más objetos se deben describir mediante un estado único que involucra a todos los objetos del sistema, aún cuando los objetos estén separados espacialmente.

Esto lleva a correlaciones entre las propiedades físicas observables.

Por ejemplo, es posible preparar (enlazar) dos partículas en un solo estado cuántico de espín nulo, de forma que cuando se observe que una gira hacia arriba, la otra automáticamente recibirá una “señal” y se mostrará como girando hacia abajo, pese a la imposibilidad de predecir, según los postulados de la mecánica cuántica, qué estado cuántico se observará.

Esas fuertes correlaciones hacen que las medidas realizadas sobre un sistema parezcan estar influyendo instantáneamente otros sistemas que están enlazados con él, y sugieren que alguna influencia se tendría que estar propagando instantáneamente entre los sistemas, a pesar de la separación entre ellos.

Fuente: New Scientist

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *