Fabrican disco duro que graba datos mil veces más rápido

Fabrican disco duro que graba datos mil veces más rápido

Comparta este Artículo en:

Un grupo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Eindhoven acaba de presentar una nueva tecnología de almacenamiento ultrarrápido que permite grabar datos en un disco duro mil veces más rápido con respecto a los discos existentes en el mercado.

Un disco duro convencional almacena bits en forma de diminutos «paquetes» magnéticos. Las direcciones de los polos norte y sur magnéticos de estos «paquetes», esto es, su magnetización, es lo que determina si tenemos «0» ó «1» grabándose en el disco.

Los datos se van almacenando a base de ir cambiando la dirección de magnetización de los bits. Lo cual actualmente se consigue usando una cabeza de escritura para crear un campo magnético local que hace que los bits vayan cambiando de dirección y, por lo tanto, grabandose como datos en el disco.

Cuanto más fuerte es el campo magnético local, más rapido es el alternarse de «0» y «1». La cuestión es que la tecnología está ya muy cerca del límite máximo de velocidad de escritura de datosque es posible alcanzar.

«El número de bits ha ido creciendo rápidamente durante muchos años -afirma Sjors Schellekens, autor principal del estudio – pero la velocidad de escritura también se ha incrementado. Existe la necesidad de una nueva tecnología de almacenamiento de datos».

El equipo de físicos, dirigidos por el profesor Bert Koopmans, utilizó una propiedad especial de los electrones, el spin (que es una especie de compás interno o rotación intrínseca del electrón).

Utilizando pulsos láser ultrarrápidos los investigadores generaron un flujo de electrones en el interior de un material que tenían la particularidad de tener el mismo spin.

Lo cual desembocó en una especie de «corriente de spin» que era capaz de cambiar las propiedades magnéticas del material en el que se encontraba.

«Este cambio de magnetización -explica Schellekens- se produce en apenas unos 100 femtosegundos (un femtosegundo es la milbillonésima parte de un segundo), es decir, mil veces más rápido de lo que permite la tecnología actual».

Los investigadores consiguieron también explicar y describir paso a paso el proceso. «Hay un debate entre los físicos sobre si es realmente posible que una corriente de spin sea capaz de cambiar la magnetización de un material. Ahora, hemos demostrado definitivamente que ese cambio es real y se produce».

Además, el método constituye un paso fundamental hacia los futuros chips ópticos sobre los que la Universidad de Eindhoven trabaja actualmente.

«Nuestra tecnología -concluye Schellekens- permite almacenar datos ópticos en forma de bits magnéticos. Y eso ofrece oportunidades sin precedentes a la hora de utilizar la luz para transportar información».

Fuente: ABC

Print Friendly

Artículos relacionados: