Fibra de carbono para proteger un edificio contra un terremoto

Fibra de carbono para proteger un edificio contra un terremoto

Comparta este Artículo en:

Han desarrollado en Japón un material de refuerzo sísmico superligero llamado CABKOMA Strand Rod, hecho de fibra de carbono y tela.

El reforzamiento sísmico es una tarea importante que requiere atornillar un edificio antiguo en sus cimientos para que resista un terremoto.

Sin embargo, dependiendo de la edad de un edificio y de qué materiales esté hecho, una reconversión tradicional tiene el potencial de destruir una estructura de una manera diferente: estéticamente.

Una compañía japonesa cree que cables de fibra de carbono podrían resolver este problema, por lo que las envolvió alrededor de su sede para demostrar cómo esto podría funcionar.

El material de refuerzo sísmico superligero llamado CABKOMA Strand Rod es hecho por el Komatsu Seiten Fabric Laboratory, en Ishikawa, Japón.

Se usa tela: un núcleo de fibra de carbono, envuelto en fibras adicionales, y recubierto con una resina termoplástica. Una pieza 158 metros pesa menos que una manguera de jardín y se puede llevar en una mano.

La fibra de carbono es una de las mejores formas de absorber ondas de choque sin añadir volumen. Tiene una resistencia a la tracción muy elevada; de hecho, es tan fuerte como el acero, pero 90 por ciento más ligero.

Y a diferencia de las varillas rígidas que requieren perforación para la instalación, el Strand Rod es una banda flexible y delgada que está asegurada con tornillos y un adhesivo.

En lugar de anclar los muros del edificio a su fundación, se ata el techo de la estructura al suelo de modo que cuando el terremoto lo golpea, todo el edificio se mueve junto .

Komatsu Seiten reclutó al legendario arquitecto Kengo Kuma y a Ejiri Structural Engineers para colaborar en una aplicación visionaria para su sede, donde se han utilizado las varillas Strand como elemento arquitectónico.

Las hebras cubren el edificio como un arpa, y se unen a la estructura del edificio por debajo del suelo.

El video muestra cómo las paredes interiores se reforzaron mediante la adición de bandas del material en todas partes.

Esto no significa necesariamente que Japón envolverá todos sus edificios.

Con el espacio que las hebras suman a una estructura, ciertamente no es práctico para ciudades densas o edificios altos.

Pero definitivamente podría ser utilizado para proteger puntos turísticos frágiles en zonas de actividad sísmica que podrían no soportar construcciones más invasivas.

Fuente: Gizmodo

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: