Un grupo de investigadores chinos logra hackear un Tesla Model X

Un grupo de investigadores chinos logra hackear un Tesla Model X

Comparta este Artículo en:

Por segundo año consecutivo, el Keen Security Lab de Shanghai ha conseguido hackear un Tesla Model X, accediendo a los sistemas primarios del auto.

Por segundo año consecutivo.

Un grupo de hackers chinos ha demostrado, de nuevo en San Francisco, que los Teslas, igual que la mayoría de autos inteligentes, sus suceptibles de tener sus propios agujeros de seguridad y, en la misma medida, susceptibles de ser controlados por un tercero.

O al menos, controlar parte de sus sistemas prioritarios que podrían desembocar en la producción de un accidente.

Estos investigadores chinos demostraron cómo se saltaron la seguridad del Tesla Model X y fueron capaces de abrir las puertas, modificar el comportamiento de las luces o activar los frenos, todo ello mientras accedían al sistema multimedia y de reproducción música, a lo que bautizaron como “un espectaculo de navidad no autorizado” .

En esta ocasión, este grupo de investigadores utilizaron un software malicioso que colaron a través del navegador del auto, gracias a una serie de exploits informáticos que permitieron el control de los sistemas del auto; todo a través de una conexión de datos móviles y Wi-Fi.

Keen Security Lab de Shanghai, que así se llama el grupo, informó a Tesla de los problemas de seguridad del auto, para lo que la compañía se puso manos a la obra.

Afortunadamente para todos los propietarios del Tesla, no hay nada que temer, puesto que gracias al programa de la compañía que alienta a los investigadores a asaltar la seguridad de sus autos, los de Elon Musk fueron capaces de parchear el sistema en la última actualización y los agujeros de seguridad que permitían el acceso ya están cerrados con la última actualización del auto.

Además, la compañía ha informado que ningún cliente de Tesla ha sido afectado en absoluto por el agujero de seguridad, por lo que el riesgo para los clientes de estos problemas de seguridad es muy bajo y requiere material y conocimientos especiales para llevarlo a cabo.

Con este ya van dos años en los que el Keen Security Lab de Shanghai, dentro del gigante Tencent, consiguen saltarse los sistemas de seguridad del Tesla, algo que sin duda ha reportado en una mejora de seguridad para sus conductores, al informar los investigadores a la compañía antes de hacer público el problema.

Fuente: Hipertextual

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: