Identificación instantánea de líquidos desconocidos mediante una nueva técnica

Logran identificación instantánea de líquidos desconocidos

Comparta este Artículo en:

Una nueva compañía comercializará tecnología de detección inventada en la Universidad Harvard  que puede efectuar una caracterización instantánea e in-situ de la composición química y las propiedades materiales de líquidos desconocidos.

La compañía Validere, cofundada por científicos e ingenieros de la Universidad Harvard, pretende perfeccionar la citada tecnología dándole la forma de un dispositivo de bolsillo que pueda ser utilizado por personal de emergencias, para identificar rápidamente vertidos químicos, o por inspectores para verificar el tipo de gasolina en el surtidor.

A diferencia de otras técnicas para identificar y autentificar líquidos, la solución de la Universidad Harvard es barata, instantánea y portátil.

Desarrollado en el laboratorio de Joanna Aizenberg, Profesora de Ciencia de los Materiales en la Escuela John A. Paulson de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS, por sus siglas en inglés), de la Universidad Harvard, el nuevo concepto explota las propiedades químicas y ópticas de los materiales nanoestructurados con precisión, para distinguir líquidos en función de su tensión superficial.

De forma semejante al papel tornasol utilizado en los laboratorios de química para detectar el pH de un líquido, el detector cambia de color cuando entra en contacto con un líquido con una tensión superficial en particular.

La tira capaz de cambiar de color puede ser programada para responder de manera precisa a la tensión superficial concreta exhibida por cualquier líquido de interés.

La nueva tecnología podría tener aplicaciones importantes en diversos sectores de la industria así como en organismos gubernamentales relacionados con la seguridad.

La idea es que Validere adapte esta tecnología para crear kits de prueba baratos, de usar y tirar, que puedan ser empleados en cualquier lugar, a fin de poder identificar visualmente líquidos desconocidos, in situ si es preciso.

Fuente: Noticias de la Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *