Inteligencia artificial detecta tendencias suicidas mediante escáneres cerebrales

Inteligencia artificial detecta tendencias suicidas mediante escáneres cerebrales

Comparta este Artículo en:

Una nueva investigación busca utilizar la inteligencia artificial para identificar a las personas que sufren de pensamientos suicidas basándose ​​únicamente en escáneres cerebrales.

El progreso científico reciente nos ha permitido comenzar a descifrar la importancia de muchos patrones diferentes de actividad en el cerebro.

Los investigadores han comenzado a comprender los patrones asociados con trastornos como la depresión, con la esperanza de corregirlo.

Otra investigación se ha centrado en cómo se señala el lenguaje y el habla en el cerebro.

En un experimento los investigadores fueron capaces incluso de convertir las lecturas de MRI de los cerebros de los sujetos de prueba en interpretaciones aproximadas de los clips de película mostrados a los participantes.

En un artículo publicado esta semana en Nature Human Behavior, investigadores de la Universidad Carnegie Mellon observaron a 34 participantes, la mitad de los cuales tenían pensamientos suicidas.

Todos los participantes del estudio se sometieron a resonancia magnética funcional (fMRI), durante el cual se les mostraron palabras relacionadas con el suicidio, como “muerte” y “angustia”, así como palabras relacionadas con emociones positivas y negativas.

Con base en los participantes que ya habían sido identificados como suicidas, pudieron identificar cinco regiones del cerebro y seis palabras que ayudaron a identificar aquellos que eran suicidas.

Con base en esa información, pudieron entrenar un algoritmo para identificar pacientes suicidas.

De los 34 participantes, el algoritmo identificó correctamente 15 de los 17 pacientes suicidas y 16 de los 17 miembros del grupo de control.

En un segundo experimento, los investigadores también dividieron a los participantes con pensamientos suicidas en dos grupos: un grupo que había intentado suicidarse y otro que no.

Un algoritmo separado también fue capaz de categorizar correctamente a 16 de esos 17 pacientes.

¿Porque es esto importante? Por un lado, nos da una idea de cómo difieren los cerebros de personas sanas y suicidas.

En pacientes suicidas, por ejemplo, la palabra “muerte” desencadenó una reacción en la región del cerebro asociada con la vergüenza.

También es posible que algún día proporcione una herramienta adicional para ayudar a diagnosticar y tratar los trastornos de salud mental.

Las enfermedades psiquiátricas son complicadas, y con frecuencia no se comprenden bien en términos de dónde existen en el cerebro.

Es por eso que, por ejemplo, los síntomas de trastornos como la depresión a menudo parecen vagos.

Un diagnóstico de trastorno depresivo mayor requiere que una persona presente cinco de nueve síntomas, pero dos personas podrían terminar con el mismo diagnóstico y casi sin síntomas en común.

Entender dónde están ocurriendo esos problemas en el cerebro podría algún día conducir a medios más efectivos para tratarlos.

Fuente: Gizmodo

Artículos relacionados: