La causa específica del deterioro ocular en el espacio y un posible modo de evitarla

La causa específica del deterioro ocular en el espacio y un posible modo de evitarla

Comparta este Artículo en:

Los cambios en la visión son el riesgo número 1 para la salud de los astronautas que pasan periodos de tiempo largos en la estación espacial internacional.

El deterioro de la visión en astronautas que pasaron mucho tiempo en el espacio se debe probablemente a la falta de un ciclo día-noche en la presión intracraneal.

Esta ausencia se debe a la ingravidez (o microgravedad).

Estar erguidos unas horas al día, como solemos hacer cuando estamos despiertos, y tumbados como hacemos al dormir, se traduce, con la gravedad de la Tierra, en fuerzas actuando de manera diferente sobre la cabeza, dependiendo de la orientación de esta con respecto al tirón gravitacional.

En ingravidez, desaparece esta diferencia cíclica en la actuación de fuerzas por la gravedad.

Pero usar un dispositivo de vacío para disminuir la presión durante una parte de cada día transcurrido en ingravidez podría prevenir el problema.

Estas son las conclusiones a las que se ha llegado en una nueva investigación.

Dicha investigación muestra que la presión intracraneal en condiciones de gravedad cero, como la que existe en el espacio, es mayor que cuando estamos de pie o sentados en la superficie terrestre, pero inferior que cuando dormimos en esta.

Lo hallado por los investigadores sugiere que la constancia de la presión en el fondo del ojo ocasiona los problemas de visión que los astronautas experimentan con el paso del tiempo.

Para estudiar cómo afectan a la presión intracraneal las condiciones de gravedad cero, el equipo de los doctores Benjamin Levine y Justin Lawley, del Centro Médico del Sudoeste, dependiente de la Universidad de Texas en Estados Unidos, reclutó pacientes voluntarios que habían tenido un dispositivo especial colocado permanentemente en su cabeza durante un tiempo, como parte de su tratamiento contra el cáncer.

Estos dispositivos proporcionaron a los investigadores una forma de medir la presión intracraneal.

La NASA llevó entonces a los ocho voluntarios, uno por uno, en vuelos parabólicos que crearon intervalos de ingravidez de 20 segundos de duración.

Los científicos midieron la presión intracraneal durante dichos intervalos y la compararon con aquella obtenida durante los periodos en los que permanecieron sentados, y con la obtenida mientras estaban tumbados boca arriba y con la cabeza inclinada ligeramente hacia abajo.

Respaldado por los resultados de este nuevo estudio, el equipo de los doctores Levine y Lawley trabaja ahora en averiguar si es posible disminuir la presión intracraneal mediante un dispositivo de vacío que retire sangre de la cabeza.

Estos científicos mostraron previamente que una caja de presión negativa que encaja en la zona inferior del cuerpo puede disminuir la presión intracraneal cuando se la aplica durante períodos de 20 minutos.

Pronto pondrán a prueba si el efecto de dicho dispositivo de presión negativa durante un tiempo suficiente diario permite evitar el deterioro ocular provocado por la ingravidez.

Fuente: Noticias de la Ciencia

Artículos relacionados: