La NASA ha construido un chip de computadora para sobrevivir en Venus

La NASA ha construido un chip de computadora para sobrevivir en Venus

Comparta este Artículo en:

Venus tiene la superficie más caliente en el sistema solar, más caliente aún que Mercurio. Combinado con su densa y cáustica atmósfera, ninguna de nuestras computadoras puede resistir en Venus por más de unas pocas horas. Ahora, los científicos creen que han llegado a una solución.

Investigadores de la NASA desarrollaron un nuevo chip de computadora y lo probaron sin ningún tipo de enfriamiento o envoltorio protector en un ambiente de alta presión y alta temperatura como la superficie de Venus, y funcionó.

Los seres humanos no han enviado una nave a Venus desde 1982 (que duró poco más de dos horas), aunque la NASA podría lanzar un vehículo en 2023, según Forbes.

Esa visita no ocurrirá a menos que la NASA tenga un chip de computadora que pueda soportar el ambiente de más de 400 grados centígrados del planeta

En Venus los procesos geológicos y la atmósfera de gases de efecto invernadero podrían ayudarnos a comprender mejor los procesos en nuestro propio planeta.

Los semiconductores son metales por los que la corriente pasa menos fácilmente que los conductores regulares.

Se puede cambiar la conductividad eléctrica de los semiconductores, lo que significa que son útiles como transistores.

Los transistores son como pequeñas puertas en el camino de la corriente, o el circuito, que se abren y cierran basándose en una corriente de entrada.

Los microchips, la espina dorsal de las computadoras, son alambres y transistores grabados en un pedazo de semiconductor.

La mayoría de los chips están hechos de silicio, pero a altas temperaturas comienzan a comportarse como un conductor regular en lugar de un semiconductor.

Los chips creados por los investigadores son de carburo de silicio que mantienen sus buenas propiedades semiconductoras.

El equipo también aseguró que las interconexiones, los alambres que conectan todas las piezas del chip, no se fríen, utilizando materiales exóticos como el siliciuro de tantalio.

Los investigadores crearon chips especiales que emitieron una señal electrónica, y pusieron su configuración en el Glenn Extreme Environments Rig de la NASA o GEER, una olla de alta presión tóxica que puede recrear la atmósfera de Venus.

El chip sobrevivió y continuó funcionando incluso bajo las condiciones atmosféricas recreadas de Venus, durante más de 21 días.

Es increíble que estos chips funcionaran, pero definitivamente no están listos todavía.

A partir de ahora, los chips sólo tienen 24 transistores en ellos.

“Estamos de vuelta a principios de los setenta en la ley de Moore en términos de la complejidad del chip”, dijo Neudeck.

Pero ya tiene un chip de 100 transistores en preparación, y los científicos ya han explorado el sistema solar con chips menos complejos.

Además, aparte de la computadora, los científicos todavía necesitan diseñar las piezas restantes del rover para Venus.

Fuente: Gizmodo

Artículos relacionados: