La primera canción codificada y recuperada de una cadena de ADN es 'Smoke on the Water' de Deep Purple

La primera canción codificada y recuperada de una cadena de ADN es ‘Smoke on the Water’ de Deep Purple

Comparta este Artículo en:

El ADN se está convirtiendo rápidamente, y de forma sorpresiva, en el método de almacenamiento que podría solucionar todos nuestros problemas.

Donde gracias a su versatilidad y gran capacidad hace que podamos guardar cantidades brutales de información que puede durar cientos de años sin degradarse.

Del almacenamiento en ADN ya hemos visto apuestas importantes por parte de Microsoft, hitos como el almacenamiento de un GIF en el ADN de un organismo vivo con la ayuda de CRISPR, así como el guardado de código malicioso.

Hoy el almacenamiento en ADN está presumiendo un nuevo logro, ya que han logrado guardar un par de canciones dentro de una cadena de ADN como parte del Archivo de la Memoria del Mundo de la UNESCO.

‘Smoke on the Water’ de Deep Purple y ‘Tutu’ de Miles Davis se han convertido en las primeras canciones almacenadas en ADN como parte del gran archivo de la UNESCO.

Pero lo realmente importante de esto es que han podido recuperar con una precisión del 100% los archivos de audio después de haber sido codificados, un logro que no había podido lograr este nivel de perfección.

Se trata de una hazaña por parte de la empresa de biotecnología Twist Bioscience, quien busca ser una opción para la UNESCO en su búsqueda por actualizar su famoso archivo de memoria.

Aquí la mayoría de la información está almacenada en cassettes, CDs y discos duros, pero ante el riesgo de desgaste y posible desactualización, la organización está empezando a explorar diversas opciones, siendo el ADN el más viable.

Para este trabajo, Twist Bioscience contó con el apoyo de Microsoft, la Universidad de Washington y el Montreux Jazz Digital Project, donde eligieron estas dos interpretaciones extraídas del Montreux Jazz Festival, un evento musical que se lleva a cabo cada año en Suiza.

Para almacenar las canciones primero se deben pasar a digital en la máxima calidad y sin compresión, en este caso cada interpretación tenía un peso de 140 MB aproximadamente.

Una vez que se tiene el archivo digital lo siguiente es convertir el código binario, de unos y ceros, a código genético de bases de nucleótidos A, C, T y G.

Es así como 00 podría convertirse en A, 10 podría convertirse en C, 01 podría convertirse en G, y 11 podría convertirse en T.

Cada segmento contiene aproximadamente 12 bytes de información y se crean segmentos sintéticos de ADN para tener toda la secuencia que contiene el archivo de audio.

Adicional a esto, también se crea una secuencia a modo de instrucciones donde se incluyen los datos de toda la cadena y la ubicación de los segmentos.

Con toda esta información, lo siguiente es usar tecnología de secuenciación de ADN para acomodar el código de forma correcta.

Finalmente, cuando se desee recuperar a información sólo será necesario leer la secuencia de instrucciones y descodificar el código genético en orden para convertirlo de nuevo en unos y ceros, para así tener nuevamente un archivo digital que puede ser reproducido por cualquiera.

La clave de esto es que este método funciona ya sea para música, libros, películas, vídeos y hasta hojas de cálculo y texto.

Una de las ventajas del almacenamiento en ADN es que es universal.

Sin embargo, apenas se trata de una prueba de concepto basada en equipos de laboratorio de alta tecnología, por lo que no está al alcance de cualquiera.

Emily Leproust, directora general de Twist Bioscience, menciona que como cualquier tecnología sólo es necesario esperar a que crezca y se perfeccione para que sus costos disminuyan y se vuelva más común.

Fuente: Xataca

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: