Logran enfriar líquidos usando rayos láser

Logran enfriar líquidos usando rayos láser

Comparta este Artículo en:

Investigadores logran hacer que un láser refrigere agua y otros líquidos bajo condiciones propias del mundo real.

Desde que se inventó el primer láser en 1960, estos siempre han sido un ejemplo perfecto de emisión de calor, ya sea como herramienta útil, como subproducto indeseado de su funcionamiento, o como forma ficticia de derrotar enemigos intergalácticos en el género de la ciencia-ficción.

Pero esos rayos concentrados de luz nunca han podido enfriar líquidos.

Unos investigadores han sido los primeros en resolver un rompecabezas de décadas de duración: averiguar cómo hacer que un láser refrigere agua y otros líquidos bajo condiciones más propias del mundo real que de montajes de laboratorio.

El equipo de Peter Pauzauskie, de la Universidad de Washington en la ciudad estadounidense de Seattle, ha conseguido emplear un láser infrarrojo para enfriar agua, haciendo descender su temperatura en unos 20 grados centígrados, un gran avance en el campo.

Emplearon un material habitual en los láseres comerciales pero aplicando el fenómeno del láser a la inversa, iluminando un solo cristal microscópico (con una técnica más barata y de rápida fabricación) en suspensión en el agua con luz láser infrarroja para excitar un brillo con un poco más de energía que la cantidad de luz absorbida.

Esa pequeña luz aleja el calor de ambos elementos, consiguiendo el enfriamiento deseado.

Para determinar que el líquido efectivamente se ha enfriado, los expertos diseñaron un instrumento que proyectaba una especie de sombra de la partícula a la vez que hacía las veces de trampa láser (como un rayo tractor) para hacer que un solo nanocristal se mantuviera rodeado de líquido en una cámara.

El cristal fue además diseñado para que cambiara de color a medida que perdiese temperatura.

El descubrimiento podría ayudar a los usuarios del sector industrial a enfriar puntos muy específicos de maquinaria mediante un puntero láser especial enfocado al sitio en cuestión.

Los microprocesadores, por ejemplo, podrían algún día usar un rayo láser para refrigerar componentes específicos en los chips de computador, a fin de impedir el sobrecalentamiento y permitir un procesamiento más eficiente de la información.

Los científicos podrían usar también un rayo láser para enfriar de forma precisa una porción de una célula mientras se divide o se repara, haciendo en esencia más lentos estos procesos y dando a los investigadores la oportunidad de ver mejor cómo funcionan.

O podrían enfriar una sola neurona en una red, silenciándola sin dañarla, para ver cómo sus vecinas la circunvalan y se recablean.

Fuente: Noticias de la Ciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *