Logran implantar recuerdos falsos en ratones

Logran implantar recuerdos falsos en ratones

Comparta este Artículo en:

Investigadores del MIT están logrando que la película Inception, El Origen, del 2010 se vuelva cada vez más real, implantando falsos recuerdos en la mente de ratones.

Cuando experimentamos, por ejemplo, la visita a un museo, una memoria del evento es almacenada en una colección de neuronas interconectadas, engrama, o huella del recuerdo. Al recordar esa visita, las neuronas de la engrama se activan.

Al reactivar esas neuronas artificialmente, según la teoría, se puede traer el recuerdo a la superficie de la psique de la persona.

Sabemos que estos recuerdos se almacenan realmente en una región, con forma de caballito de mar, del lóbulo temporal llamada hipocampo.

En primer lugar, crearon ratones manipulados genéticamente capaces de expresar una proteína llamada canalrodopsina-2 (ChR2). Es importante destacar que, la proteína se expresa exclusivamente en el hipocampo, y sólo en neuronas implicadas en la formación de la memoria.

recuerdo falso foto 1

Esto permitió etiquetar sólo a las células cerebrales que codifican para un engrama específico. Luego se coloca al ratón en un entorno seguro (Cámara A, en el cuadro azul arriba), y las células cerebrales que codifican para la memoria de este entorno que expresan la proteína ChR2 (los puntos blancos).

recuerdo falso foto 2

Aquí está la parte brillante. ChR2 es una proteína sensible a la luz, al colocar una luz sobre ella con la punta de una fibra óptica que ha sido firmemente implantada en el cerebro, las células que expresan se activan. La técnica – conocida como “optogenética” – es una de los más útiles en el campo de la neurociencia en los últimos tiempos. Al colocar al animal en un segundo ambiente, totalmente diferente (Cámara B, el cuadro rojo) y enviando luz al hipocampo, los investigadores pudieron reactivar el engrama establecido en la Cámara A, forzando el ratón a recordar su experiencia, mientras se encuentra en un medio ambiente completamente diferente en la Cámara B.

Luego viene la implantación del recuerdo. Mientras que el ratón está ocupado recordando el primer entorno, los investigadores disparan una descarga eléctrica suave a los pies del roedor. Las condiciones de choque despiertan miedo en el ratón. Investigaciones anteriores han demostrado que si uno le da un choque de este tipo a un ratón en un entorno específico con suficiente frecuencia, se congelará de miedo cuando sea reintroducido al medio ambiente en una fecha posterior. Pero, ¿qué sucede cuando un ratón en un entorno se le da un choque al tiempo que recuerda un ambiente previo diferente – uno en el que no recibió choques?

recuerdo falso foto 3
Aunque parezca increíble, al colocar al ratón nuevamente en la Sala A, se detuvo en seco, evidenciando signos de miedo. La reacción del ratón indica que se había formado un recuerdo de miedo falso asociado con la cámara A mientras estaba en la cámara B.

Un recuerdo falso había sido incertado con éxito mediante la manipulación de las conexiones neuronales implicadas en la memoria verdadera del ratón. Los ratones después colocados en la Cámara B también se congelaron, aunque no tan fácilmente como las que habían sido impactados con choques en la Cámara B sin tener su memoria de la cámara A activa.

Un trabajo con el mismo objetivo de implantar recuerdos falso se realizó en el Scripps Research Institute de Estados Unidos.

Fuente: Gizmodo

Artículos relacionados: