Los monos aprenden a reconocerse en el espejo

Los monos aprenden a reconocerse en el espejo

Comparta este Artículo en:

Sí, los monos saben quién es ese del espejo. Un nuevo experimento enseña a los macacos a reconocerse, señal de la propia consciencia.

Neng Gong, investigador del Instituto de Neurociencias de la Academia China de Ciencias, llevó a cabo un curioso experimento hace un par de años.

Entrenó a un grupo de monos rhesus para que fueran capaces de reconocerse en un espejo, un habilidad que hasta entonces se creía exclusiva de los seres humanos y grandes primates.

El experimento iba mucho más allá de lo anecdótico, ya que revelaba la consciencia de la propia existencia del animal, una clara señal de inteligencia.

Y no solo eso; una vez que supieron identificarse a sí mismos, los macacos continuaron utilizando espejos espontáneamente para explorar partes de sus cuerpos que normalmente no tenían al alcance.

Sin embargo, la prueba fue recibida con controversia y crítica por la comunidad científica.

El motivo es que los monos aprendieron a reconocerse después de varias semanas de un entrenamiento de asociación visual-somatosensorial, mediante la aplicación de una luz láser irritante en la cara frente al espejo.

Esta actuación directa en el rostro del macaco podía hacer creer que el comportamiento observado era solo una respuesta condicionada sencilla.

Por ese motivo, Gong decidió darle un giro a sus ensayos.

En esta ocasión, según explica la revista PNAS, la nueva estrategia de formación pasó por capacitar a tres monos para utilizar el espejo como un instrumento para encontrar objetos ocultos.

Los monos aprendieron a tocar una luz láser proyectada en un tablero contiguo, una luz que solo podían ver a través del espejo.

Después de varias semanas de práctica, el puntero láser señaló la cara de los animales, y estos se tocaron con éxito el área que veían iluminada en el espejo, algo que nunca se había intentado durante los entrenamientos.

Para los científicos, esto confirma que los macacos sí son conscientes de sí mismos al mirarse al espejo.

“Por tanto, la autoconciencia corporal puede ser una capacidad cognitiva presente en muchas más especies de las que se pensaba, y la adquisición de asociaciones visuales y propioceptivas precisas en imágenes que aparecen el espejo es crucial para demostrar la habilidad de autoconsciencia del animal”, subrayan los autores en el estudio.

Según el equipo, el trabajo pone de relieve la importancia de desarrollar «nuevos enfoques experimentales en el estudio del reconocimiento y la conciencia de uno mismo, que incluso pueden existir en muchas especies no primates».

Fuentes: ABC, Noticias de la Ciencia, Gizmodo

Print Friendly

Artículos relacionados: