Más cerca de una cámara que elimine el reflejo en las fotografías

Más cerca de una cámara que elimine el reflejo en las fotografías

Comparta este Artículo en:

Conseguir imágenes sin reflejos es uno de los objetivos de cualquier cámara. Tradicionalmente ha sido complicado, pero un nuevo estudio del MIT muestra cómo se podrían conseguir, con una combinación de cálculos y novedades en hardware.

Desde los tiempos de la fotografía analógica, uno de los problemas comunes a todas las cámaras suele ser la imposibilidad de tomar imágenes sin reflejos, por lo que la calidad de imagen final se resiente mucho.

No es que sea un gran problema, en el sentido de que no es la situación típica en la que hacemos fotos, pero, sobre todo hoy en día, que tenemos un smartphone en cada momento, se agradece para fotografiar en autos por la ciudad.

El laboratorio Camera Culture Group del MIT parece haber dado con una de las soluciones.

Anteriormente, el grupo medía los tiempos de llegada de la luz reflejada utilizando un sensor como cámara de barrido.

La novedad, sin embargo, viene por un sensor de profundidad que, fundamentalmente, también mide la luz y los tiempos de llegada.

El proceso es similar, pero distinto en la base. Pese a ser un proceso lento para comercializar en cámaras a la venta al público, con una buena implementación a nivel de procesador de imagen se puede agilizar mucho.

Por otra parte, la investigación también sienta las bases para tecnologías como ultrasonidos.

Utilizan la transformada rápida de Fourier cómo método de descomposición de la señal en distintas freciencias, y así son capaces de tomar múltiples puntos de reflejos, estabilizando las ondas para ser medidas.

Para medir los tiempos de llegada de las señales de luz a los distintos objetos, se mide la fase, que estudia las variaciones entre las ondas.

El problema es que los sensores de luz normales no miden la fase, sino que miden la intensidad o la energía de las partículas luminosas que llegan a ella. Otras soluciones resultan muy caras.

Por ello, para superarlo, han reconstruido información de fase a través de mediciones dirigidas, gracias a una cámara que emite luz en frecuencias específicas, y registra la intensidad de los reflejos.

Ello, combinado con el número de los reflectores situados entra la cámara y la escena, permite que los algoritmos diseñados por el equipo detecten la fase y separen las señales de las diferentes profundidades.

Una solución comercial masiva puede estar lejos, pero modificando una cámara Kinect han conseguido imágenes sin reflejos, que hace pensar que no es tan complicado.

Fuente: Hipertextual

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: