Monitor para el estómago podría reemplazar la necesidad de sondas invasivas

Monitor portátil para el estómago podría reemplazar la necesidad de sondas invasivas

Comparta este Artículo en:

Investigadores han creado un monitor portátil que puede rastrear la actividad eléctrica de su estómago para detectar signos de enfermedades gastrointestinales.

Llamada electrogastrografía (EGG), es como un EEG para el tracto gastrointestinal, y se utilizó brevemente en los años 90 pero se abandonó debido a la falta de utilidad como herramienta de diagnóstico.

Los científicos de UC San Diego están tratando de resucitarlo con hardware mejorado y, lo más importante, algoritmos que ayudan a filtrar el ruido.

Los resultados hasta ahora son prometedores, y si se perfeccionan, podrían ayudar a los médicos a diagnosticar problemas gastrointestinales sin la necesidad de sondas invasivas o incluso una visita al hospital.

El EGG funciona escaneando señales eléctricas en el estómago que controlan las contracciones gástricas.

Cualquier velocidad de oscilación diferente de los tres ciclos normales por minuto puede indicar enfermedades del tracto gastrointestinal.

El sistema tuvo su momento en los años 90, pero rara vez es utilizado por los gastroenterólogos hoy en día.

Esto se debe a que las señales de los electrodos montados en la piel pueden distorsionarse por el movimiento del paciente y las interacciones estomacales complejas.

Para solucionar estos problemas, el equipo de UC San Diego optimizó las posiciones de los electrodos y aumentó la cantidad de canales de escaneo de uno a 25 en el dispositivo de alta resolución, u ocho en una versión portátil.

Más críticamente, desarrollaron algoritmos que eliminan el ruido eléctrico para aislar las señales de la verdadera onda estomacal.

En un pequeño ensayo con 11 niños, probaron el dispositivo de alta resolución contra una prueba de manometría invasiva, en la que se inserta un catéter en la nariz para medir las contracciones del estómago.

Los resultados del EGG se alinearon estrechamente, mientras que el sistema anterior de un solo canal coincidió con la manometría en solo tres de los once sujetos.

“Un gastroenterólogo puede ver rápidamente dónde y cuándo una parte del tracto gastrointestinal muestra ritmos anormales y, como resultado, realiza diagnósticos más precisos, más rápidos y personalizados”, dijo el autor principal, Armen Gharibans.

“Hasta ahora, era bastante difícil medir con precisión los patrones eléctricos de la actividad del estómago de forma continua, fuera de un entorno clínico”.

Además de ayudar a los médicos a detectar problemas del tracto gastrointestinal, el dispositivo podría usarse durante un período prolongado para ayudar a los pacientes o atletas sanos a perfeccionar sus regímenes dietéticos.

También podría ser útil para pacientes con enfermedades como la diabetes que causan problemas digestivos secundarios.

Los críticos han cuestionado si los datos del EGG son valiosos, incluso si son precisos, y afirman que las contracciones gástricas son demasiado generales como para utilizarlas como herramienta de diagnóstico.

Para contrarrestar eso, el equipo de UC ahora está probando a 25 adultos con trastornos digestivos y encontró correlaciones prometedoras entre las señales eléctricas y problemas específicos como dolor abdominal, hinchazón y acidez estomacal.

Fuente: Engadget

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *