Nacimiento de una estrella captado por el telescopio ALMA

Nacimiento de una estrella captado por el telescopio ALMA

Comparta este Artículo en:

La formación de una estrella puede seguirse mediante las pistas que va dejando en forma de grandes columnas de gas formadas por helio e hidrógeno, el telescopio ALMA ha captado el nacimiento burbujeante de una de estas estrellas.

Desde que el telescopio ALMA fuera inaugurado en marzo de este mismo año, han sido muchas las observaciones astronómicas realizadas por esta red de 66 telescopios situada en el desierto de Atacama de Chile.

Las últimas investigaciones han sido dadas a conocer por la NASA, ya que el telescopio ALMA ha trabajado conjuntamente con el Spitzer Space Telescope de la agencia espacial norteamericana. Su iniciativa se ha centrado de manera específica en los conocidos como objetos Herbig-Haro 46/47.

En el proceso de formación de una estrella, se forman los objetos Herbig-Haro, que son columnas de gas interestelar, formadas por grandes chorros de helio e hidrógeno. Desde hace años, los astrónomos nos deleitan con bellas imágenes de enormes columnas gaseosas formadas en el nacimiento de una estrella:

Jets from young starsLos patrones coloreados brillantes de estos objetos Herbig-Haro se forman cuando los chorros de gas ionizado chocan con el medio interestelar.

Una de estas columnas, la perteneciente a los HH 46/47, es estudiada desde hace tiempo por los científicos, y allí es donde el telescopio ALMA y el Spitzer de la NASA han observado por primera vez el nacimiento burbujeante de una estrella.

Las regiones de nebulosas gaseosas brillantes tan impresionantes son rastros de las formaciones estelares, por lo que los astrónomos cuentan con grandes pistas para observar de manera directa el nacimiento de una estrella. Así ocurrió de nuevo con los objetos HH 46/47, unos chorros gaseosos estudiados desde hace años.

Como vemos en la primera imagen, alrededor de la estrella “burbujeante” recién nacida, se puede observar una región mucho menos brillante, que corresponde a la nube cósmica oscura, según las conclusiones de los investigadores del telescopio ALMA y el Splitzer de la NASA.

Los diferentes colores que pueden verse en la fotografía corresponden a distintas zonas de los objetos HH 46/47. Por ejemplo, el gran área verde es en realidad una mezcla de moléculas de hidrógeno gas combinadas con polvo interestelar, que delimitan el área de la estrella recién nacida (que está emitiendo chorros de gas).

Las zonas de color rojizo son una pista para los astrónomos para entender que las columnas de gas se están expandiendo más rápido de lo que se pensaba. Por último, los puntos azules corresponden al gas energizado presente en los chorros que fluyen desde el área de nacimiento de la estrella.

Como vemos, los diferentes colores de las imágenes nos permiten desvelar los secretos de la formación burbujeante de una estrella recién nacida.

Fuente: ALT1040

Artículos relacionados: