Nariz electrónica capaz de detectar gases nerviosos y pesticidas

Nariz electrónica capaz de detectar gases nerviosos y pesticidas

Comparta este Artículo en:

Detectar pesticidas y gases nerviosos en concentraciones muy bajas ha sido un reto muy difícil durante mucho tiempo.

Ahora, un equipo internacional de investigadores encabezado por Ivo Stassen y Rob Ameloot, de la Universidad de Lovaina en Bélgica, lo ha hecho posible.

La “nariz electrónica” más conocida es el analizador del aliento para detectar el consumo de bebidas alcohólicas.

Cuando un conductor lanza su aliento en el interior del aparato, un sensor químico mide la cantidad de alcohol en él.

Esta reacción química es después convertida en una señal electrónica, permitiendo al agente de policía leer el resultado.

El alcohol es fácil de detectar, porque la reacción química es específica y la concentración del gas medido es bastante alta.

Pero muchos otros gases son mezclas complejas de moléculas en muy bajas concentraciones.

Construir narices electrónicas para detectarlos es por tanto un considerable reto.

Los investigadores de la Universidad de Lovaina han construido ahora una nariz electrónica muy sensible, hecha a base de armazones organometálicos (MOFs, por sus siglas en inglés).

Los MOFs son como esponjas microscópicas. Pueden absorber bastante gas en sus poros minúsculos.

El equipo de Stassen y Ameloot ha creado un MOF que absorbe los fosfonatos presentes en pesticidas y gases nerviosos.

Esto significa que se le podrá usar para encontrar trazas de sustancias empleadas como armas químicas, como por ejemplo el gas sarín, o identificar residuos de pesticidas en los alimentos.

Este MOF es el sensor de gas más sensible hasta la fecha para estas sustancias peligrosas.

El sensor químico puede ser integrado fácilmente en dispositivos electrónicos ya existentes.

Fuente: Noticias de la Ciencia

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: