Nueva estrategia contra el VIH

Nueva estrategia contra el VIH

Comparta este Artículo en:

La estrategia clásica de las vacunas –que consiste en preparar al sistema inmune para defenderse de los virus o bacterias que generan enfermedades– no ha funcionado con el virus del VIH que causa el SIDA.

Hasta ahora, los tratamientos solo han conseguido bloquear la replicación del virus para que no dañe el organismo, por lo que son tratamientos crónicos que mantienen el virus en estado de latencia.

Además, el VIH es escurridizo: consigue mutar sus genes y así hacerse resistente a los tratamientos.

De aquí la importancia encontrar nuevas estrategias para combatirlo en un futuro.

En un trabajo reciente, publicado en Nature Microbiology, un equipo de investigadoras de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) (España) ha descrito una nueva diana terapéutica que puede ser crucial para combatir en un futuro el VIH.

Específicamente, han demostrado que existe una interacción molecular entre una proteína de la membrana de la célula y una proteína que degrada dNTPs, los ladrillos que utiliza la célula para construir la escalera de ADN de los cromosomas.

“Hace unos años descubrimos que una proteína de la membrana de la célula que estudiábamos, llamada CD81, se asociaba a la proteína SAMHD1.

En ese momento no se sabía nada de SAMHD1, por lo que este resultado quedó sumergido en una aburrida tabla de interacciones”, explica Yáñez-Mó, investigadora de la UAM y directora del trabajo.

“Un par de años después –continúa la investigadora– SAMHD1 estaba de moda: se había demostrado que degradaba los dNTPs, necesarios para la replicación del VIH.

Bajo la hipótesis de que si en la célula escasean los dNTPs el virus no puede replicarse y la infección se detiene, decidimos entonces investigar la interacción de SAMHD1 con CD81”.

Como resultado de esta investigación, utilizando herramientas desarrolladas en el grupo, incluída la tecnología CRISPR/Cas9, han demostrado que CD81 es capaz de controlar la eliminación de SAMHD1.

Sus resultados indican que CD81 actúa como aliado del VIH –al aumentar el CD81 en la célula, aumenta la retrotranscripción del virus–.

En la dirección de una estrategia para tratar a los pacientes de SIDA, las investigadoras ya han probado en células la acción de unos péptidos que bloquean CD81 y que inhiben la infección.

“El siguiente paso para que este hallazgo llegue a los pacientes requiere del compromiso de la industria farmacéutica”, afirman.

Aunque el trabajo se centra en la infección por VIH, el mecanismo es aplicable a todos los virus que necesitan dNTPs para replicarse, como se expone en una patente compartida por la UAM y la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital de la Princesa.

Además, se ha solicitado financiación para continuar los estudios en cáncer, puesto que las células tumorales también necesitan dNTPs para su división incontrolada.

Fuente: Noticias de la Ciencia

Artículos relacionados: