Nuevo método de teletransporte cuántico podría llevarnos a una Internet cuántica

Comparta este Artículo en:

Un nuevo método de teletransporte cuántico ha sido confirmado por un grupo de investigadores de la Universidad de Delft. Las consecuencias son infinitas y asombrosas: desde la consolidación de la informática cuántica hasta la transmisión de datos en tiempo real.

Para ello, los investigadores han tenido que demostrar la teoría del entrelazamiento cuántico.

Idea que fue introducida primero por Erwin Shcrödinger y que más tarde Albert Einstein y sus colegas criticaron en 1935 y con la “Paradoja Einstein-Podolsky-Rosen” en la que desestimaban la existencia de un lazo que uniera a dos partículas separadas.

Sin embargo, el estudio recientemente publicado ha acabado probando que Einstein y sus colegas se equivocaban.

Para ello han tenido que crear unas partículas cuánticas especiales llamadas “qubits” las cuales pueden tener varios valores simultáneamente.

Después, los han separado en una distancia de 3 metros y los han puesto bajo observación.

Es aquí donde se produce el fenómeno de teletransportación porque han observado que el giro de un electrón en un qubit se refleja en el otro instantáneamente.

Es decir, este método de teletransportación cuántica utiliza el entrelazamiento como una forma de comunicación. Y teletransportaron con éxito datos a esa distancia de tres metros. Pero, lo más importante, pudieron también hacerlo con 100 por ciento de confiabilidad.

Los investigadores en realidad atraparon electrones dentro de diamantes a temperaturas extremadamente bajas, y luego les dispararon con láseres, produciendo bits cuánticos (qubits), que pueden describir muchos valores.

Los diamantes actúan como “mini prisiones” para los electrones, y les permitió crear un espín de los electrones y leerlo de nuevo con precisión.

A través de entrelazamiento, transportaron eficazmente los datos entre los qubits en una distancia de 3 metros, con 100 por ciento de exactitud. Planean hacerlo ahora a una distancia de una milla.

Se trata de un paso importante hacia una red cuántica para la comunicación entre futuros computadores cuánticos ultra-rápidos, una Internet cuántica.

Todo esto que nos puede sonar exageradamente complicado, pero ahora tendrá un gran impacto en el futuro, ya que a partir de ahora la información podría transportarse a velocidades que, a día de hoy, casi ni podemos concebir.

Este descubrimiento revolucionará la informática cuántica de la cual tanto se habla últimamente y que, seguramente, será el paradigma de la tecnología en los años venideros.

Fuentes: ALT1040, Gizmodo

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: