Nuevo sistema biométrico de contraseñas es capaz de leer sus labios

Nuevo sistema biométrico de contraseñas es capaz de leer sus labios

Comparta este Artículo en:

Su computadora puede convertirse en un lector de labios experto para mantener sus datos seguros.

A pesar de ser la forma más común de proteger las computadoras y los datos confidenciales, las contraseñas son una terrible solución de seguridad.

Así que los científicos de la Universidad Bautista de Hong Kong están enseñando a los computadores a leer los labios de un usuario como un método mucho más seguro de seguridad biométrica.

Elegir una contraseña que sea lo suficientemente única para ser segura y lo suficientemente simple como para recordar es cada vez más difícil.

Es por eso que muchos portátiles y teléfonos inteligentes incluyen lectores de huellas dactilares como una capa adicional de seguridad biométrica.

Sin embargo, fingir huellas dactilares es más fácil de lo que se podría pensar, por lo que Cheung Yiu-ming, profesor del departamento de informática de la universidad, quiere que los computadores y los teléfonos inteligentes utilicen los movimientos únicos de los labios de un usuario mientras dicen su contraseña como otra capa de autenticación.

La característica sólo funcionaría en dispositivos con una cámara orientada al usuario, pero ofrecería ventajas sobre la autenticación basada en voz, que puede ser disparada por el ruido de fondo y otros sonidos, es a menudo específica del idioma y simplemente no funciona para aquellos con un impedimento del habla.

El enfoque de lectura labial, que rastrea la forma del labio, el movimiento y hasta la textura, podría utilizarse casi en cualquier lugar.

También sería prácticamente imposible para alguien imitarlas, ya que esas cualidades son únicas para cada usuario.

El nuevo enfoque requeriría que el usuario recuerde una frase de voz hablada, que sería difícil de mantener en secreto dado que esta tecnología se propone para uso con cajeros automáticos y otras máquinas que residen en lugares muy públicos.

Pero incluso si alguien oye lo que ha dicho, debería ser imposible para él engañar a un dispositivo, a menos que resulte ser su gemelo.

Fuente: Gizmodo

Print Friendly

Artículos relacionados: