Nuevos modelos informáticos podrían dirigir a los científicos hacia acontecimientos cósmicos épicos

Nuevos modelos informáticos podrían dirigir a los científicos hacia acontecimientos cósmicos épicos

Comparta este Artículo en:

Es lo que ocurre cuando una estrella de neutrones choca con un agujero negro.

Ahora que se están detectando ondas gravitatorias más a menudo, los científicos están ampliando su búsqueda de eventos cósmicos.

En concreto, están utilizando nuevos modelos de computadora para representar la colisión cataclísmica que ocurre cuando un agujero negro se une a una estrella de neutrones (los restos de una estrella explotada).

Las simulaciones ayudarán a los detectores a localizar las fusiones reales usando telescopios y versiones avanzadas de LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory).

Las visualizaciones, llevadas a cabo por un equipo de investigadores en Berkeley Lab, muestran una expulsión de materia radiactiva durante la fusión.

Aunque los agujeros negros pueden tragarse las estrellas de neutrones enteras, a veces el proceso libera materia exótica empaquetada dentro de las antes estrellas gigantes.

Esta puede incluir oro, platino y una gama de elementos radiactivos (estimados en un rango de hasta una décima parte de la masa del sol).

Esto entonces se transforma en una especie de desecho radiactivo, cuyo resplandor puede verse desde más de cien millones de años luz de distancia.

El reflejo observable resultante, conocido como “kilonova”, es la llamada aguja en un pajar para los astrónomos.

Simulaciones separadas también muestran los primeros milisegundos en la fusión, y el disco de material que se forma rápidamente después de él.

Nuevos modelos informáticos podrían dirigir a los científicos hacia acontecimientos cósmicos épicos

Los nuevos modelos de computadora están destinados a ayudar a los astrónomos a afilar las señales de onda gravitacional que producen las fusiones.

Los telescopios, también, pueden buscar las ráfagas de rayos gamma emitidas por ellas.

Todo con un poco de orientación, por supuesto.

“Con modelos mejorados, estamos mejor capacitados para decir exactamente a los observadores qué destellos de luz son las señales que buscan”, dijo Daniel Kasen, científico de la División de Ciencias Nucleares del Laboratorio de Berkeley.

“Esto también podría permitirnos observar eventos que ni siquiera hemos imaginado”.

Fuente: Engadget

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: