Sistema gigante de luz con la energía de 10.000 Soles

Sistema gigante de luz con la energía de 10.000 Soles

Comparta este Artículo en:

Científicos alemanes han construido un nuevo sistema de luz potente que puede concentrar energía equivalente a la radiación de 10.000 soles en un solo lugar.

Eventualmente, esperan, que este “sol artificial” pueda ser utilizado para producir combustibles ecológicos.

El impresionante sistema de luces se llama Synlight, y se encuentra en Juelich, a unos nueve kilómetros al oeste de Colonia, Alemania.

Los científicos del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) que desarrollaron el sistema ensamblaron una serie de 149 lámparas de arco corto de xenón, del mismo tipo que se usan en grandes proyectores de cine, para reproducir y concentrar la energía que recibirían 10.000 soles como el nuestro aquí en la Tierra.

Durante el lanzamiento los investigadores enfocaron la matriz en forma de panal de 350 kilovatios en una sola hoja de metal de 20x20cm.

El director del DLR, Bernhard Hoffschmidt, dijo que el sistema es capaz de crear temperaturas de hasta 3.000 grados Celsius.

Toda la estructura mide una impresionante altura de 14 metros y 16 metros de ancho.

Entonces, ¿por qué alguien querría crear un escenario de un infierno así en la Tierra?

Los investigadores están probando nuevas formas de forzar elementos a entrar en existencia, es decir, hidrógeno.

A diferencia de muchos otros combustibles, el hidrógeno no produce emisiones de carbono cuando se quema, por lo que no contribuye al calentamiento global.

Pero el combustible de hidrógeno no ocurre naturalmente en la Tierra, requiriendo condiciones de tipo estelar para dividir el agua en sus dos componentes, el hidrógeno y el oxígeno.

Cuando la matriz se centra en un solo punto, calienta el metal a 800 grados centígrados, que entonces se rocía con vapor de agua.

El metal reacciona con el oxígeno en el agua, y el hidrógeno permanece.

Con calentamiento adicional, el oxígeno se separa una vez más del metal.

Huelga decir, nadie puede estar dentro del edificio cuando las luces se encienden. Un solo segundo de exposición a la radiación ambiental rebotando en las paredes podría freír a una persona.

Además, el hidrógeno es altamente volátil. En su estado líquido, el combustible de hidrógeno es capaz de quemarse con sólo una décima parte de la energía necesaria para encender la gasolina.

Este combustible, una vez creado, tendrá que ser tratado con extremo cuidado.

Eventualmente, sin embargo, el hidrógeno se podría utilizar para autos y aviones.

Afortunadamente, se pueden tomar medidas para que el combustible para hidrógeno sea seguro, como tanques presurizados de alta duración que, si se pinchan, disipan instantáneamente las cosas en la atmósfera.

Alternativamente, se podría agregar monóxido de carbono a la mezcla, creando combustible de queroseno respetuoso con el medio ambiente que se puede usar en la industria de aviones y cohetes.

Una limitación actual de Synlight es la cantidad de electricidad que requiere para operar.

En sólo cuatro horas, el sistema utiliza la misma cantidad de electricidad que un hogar medio consume en un año entero.

Los investigadores son obviamente conscientes de este problema, y ​​que un sistema que requiere tanta energía para producir combustible limpio no puede ser realmente amigable con el medio ambiente, pero esperamos que una versión futura trabajará con energía solar.

De hecho, los investigadores dicen que una meta auxiliar del sistema Synlight es crear paneles solares más eficientes que realmente puedan producir suficiente energía.

La máquina todavía está en la fase de prueba (los investigadores esperan “varios años” de desarrollo), pero una vez que se logren los conceptos de prueba, el sistema podría aumentar hasta diez veces su tamaño actual, haciéndolo adecuado para la escala industrial

Un sistema similar está siendo probado actualmente por investigadores del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausana (EPFL).

Su máquina consta de 18 fuentes de luz dispuestas en un par de círculos concéntricos.

Los investigadores de la EPFL lo utilizan para estudiar y desarrollar nuevas formas de convertir y almacenar energía solar, probar equipos de energía solar, medir la transferencia de calor entre materiales y analizar materiales bajo condiciones estresantes.

Fuente: Gizmodo

Artículos relacionados: