Sony Xperia XZ Premium: el primer teléfono del mundo con pantalla 4K y HDR

Sony Xperia XZ Premium: el primer teléfono del mundo con pantalla 4K y HDR

Comparta este Artículo en:

Sony ha llevado este año al Mobile World Congress de Barcelona el Xperia XZ Premium, que se convierte en el primer smartphone con pantalla de 5.5 pulgadas 4K HDR.

La presentación del nuevo XZ Premium se centró en las capacidades únicas de su cámara principal y en la excepcional calidad de la pantalla.

Para lograr sus objetivos, el nuevo teléfono insignia de la compañía cuenta el nuevo sensor de Sony, el Exmor RS, y con el sistema «Motion Eye», incorporado por defecto al llamado Modo Automático Superior.

El XZ Premium será, por ahora, el único terminal del mercado que incorporará el nuevo sensor en su cámara.

Estamos ante una càmara de 19 megapixeles, pero que la cifra no engañe.

De hecho, aunque modelos anteriores de Sony tuvieran cámaras de hasta 23 megapixeles, en este caso se podría decir que menos es más.

¿La razón? Los pixeles son mayores (pasan de tener 1,12 a 1,22 micras), lo que les permite captar más luz y hacer mejores fotos, incluso en ambientes oscuros y mal iluminados.

Además, estamos también ante el primer sensor para la cámara de un móvil que lleva embebida una memoria RAM, lo que multiplica su rendimiento y la velocidad a la que es capaz de captar y mostrar imágenes.

De hecho, la transferencia de imágenes se produce hasta cinco veces más rápido que el el anterior XZ.

Pero quizá lo más sorprendente sea que la nueva cámara del XZ Premium es, también, la primera capaz de grabar video a 960 frames por segundo (fps), lo que multiplica por tres el rendimiento de cualquier cámara de la competencia.

Gracias a esta característica será posible grabar pequeñas secuencias de dos segundos en Super Slow Motion y a 960 fps.

La función, incluída en el sistema Motion Eye, se activa con un simple toque durante una grabación corriente, y los pequeños fragmentos en super cámara lenta (tantos como queramos en la misma grabación), nos aseguran que no nos perderemos ni un solo detalle de la acción.

En el visionado, los dos segundos de grabación a 960 fps se convierten en seis.

Otra de las funcionas exclusivas de la nueva cámara del XZ Premium es la captura predictiva.

Si el sujeto que queremos fotografiar está en movimiento, la propia cámara sacará cuatro imágenes por su cuenta, antes incluso de que nos haya dado tiempo de pulsar el botón.

Es decir, que cuando nosotros pulsamos, el móvil ya ha captado cuatro fotografías, de las que después podremos elegir la mejor.

Por supuesto, también el enfoque es predictivo, por lo que mantiene siempre enfocado al sujeto en movimiento.

El resultado será una foto nítida y tomada en el momento justo, algo que a menudo está por encima de la capacidad de nuestros reflejos.

La cámara incluye también un sistema de alta velocidad de disparo antidistorsión, que evita el clásico «efecto gelatina» que se produce cuando el sujeto se mueve muy rápido, como un auto o un camión, y la imagen final tiene partes distorsionadas o borrosas.

La cámara frontal, de 13 megapixeles, es la misma que ya tenía la anterior versión del Xperia XZ.

Pasemos ahora a la pantalla, que es de 5.5 pulgadas.

Si el año pasado Sony fue el primero (en su anterior versión del Xperia XZ) en incorporar una pantalla con calidad 4K, en esta le añade HDR (Alto Rango Dinámico), la característica que está revolucionando a los televisores de esta última generación y que permite mostrar videos e imágenes con más detalle, más contraste y más color.

Estamos, pues ante una pantalla de calidad inigualable, única en el mundo de la movilidad y que alcanza una luminosidad de 700 nits y una resolución de 806 puntos por pulgada.

En teléfonos móviles, no hay nada parecido en el mercado.

En cuanto al rendimiento, baste decir que el terminal incorpora el último procesador de Qualcomm, el Snapdragon 835, capaz de ahorrar hasta un 25% más de energía que el modelo anterior, mostrar imágenes un 25% más rápido y, sobre todo, capaz de hacer volar las aplicaciones de realidad virtual y basadas en inteligencia artificial.

Estamos ante una CPU de ocho núcleos, cuatro de los cuales corren a 2,5 GHz y otros cuatro a 1.9 GHz.

La memoria RAM es de 4 GB y la de almacenamiento, de 64 GB. Por supuesto, el terminal admite tarjetas de memoria micro SD he hasta 256 GB.

La bateria es de 3.230 miliamperios y Sony afirma que es capaz de superar un día de uso sin necesidad de pasar por el cargador.

Para ello cuenta con el sistema Stamina, un clásico de la marca, y con un nuevo sistema de carga inteligente, QNovo, que detecta nuestros hábitos (cuándo solemos poner a cargar el teléfono) y se encarga de que nuestro móvil esté al 100% de batería cuando lo retiremos, pero sin necesidad de estar, por ejemplo, toda la noche cargando, sino solo el tiempo necesario.

Gracias a ello Sony consigue alargar la vida útil de la batería, que después de varios meses seguirá teniendo el mismo nivel de rendimiento que cuando estaba nueva.

El XZ Premium cuenta en su software con toda una serie de asistentes inteligentes, capaces de adaptar las características del teléfono (brillo, volumen, etc) a los diferentes momentos del día.

Para ello el móvil va aprendiendo de nuestros hábitos, de forma que termina sabiendo cuándo necesitamos, o no, determinadas prestaciones.

Otro asistente, Smart Cleaner, se encarga de estar pendiente de las aplicaciones que más usamos, para tenerlas siempre a punto, y de cerrar él solo las que llevamos tiempo sin utilizar, de forma que no se queden abiertas en segundo plano, perjudicando el rendimiento y la duración de la batería.

En cuanto al diseño, el nuevo Xperia XZ no puede negar que es un Sony, con sus marcos y bordes característicos.

La trasera y el frontal son de cristal y con Gorilla Glass 5, muy resistentes a los golpes.

Por supuesto, se trata de un terminal sumergible, con la certificación IP68, que garantiza la resistencia al polvo y al agua (resiste hasta media hora a un metro y medio de profundidad).

Sony lanzó también el Xperia Touch, un proyector que también es un smartphone (o una tableta) y que es capaz de proyectar una pantalla táctil (multitouch de 10 puntos) tanto sobre una mesa como sobre la pared o el suelo, según en la posición en que lo coloquemos.

Es decir, que podemos tocar directamente sobre la proyección, activar aplicaciones, navegar, pasar pantallas, ampliar fotos o ver vídeos exactamente igual a como lo haríamos sobre la pantalla de un smartphone o un tablet.

El dispositivo, que tiene un peso de un kilogramo y cuyo prototipo ya fue mostrado por Sony en la pasada IFA de Berlín, llega a los 100 lúmenes de brillo y permite el uso como pantalla (con resolución HD) hasta un tamaño de 23 pulgadas.

En proyecciones de mayor tamaño las funciones táctiles se pierden.

Tiene una capacidad de almacenamiento interno de 32 GB, su propio procesador, 3 GB de RAM, una batería de litio, altavoces estéreo, conexión WiFi, Bluetooth, NFC, una cámara de 13 megapixeles, micrófono y todo tipo de sensores, como si de un auténtico móvil se tratara: brújula, movimiento, giroscopio, presión barométrica, temperatura y humedad, distancia, infrarrojos.

Es decir, que con él se puede hacer todo lo que hacemos con un smartphone, desde una videollamada a navegar por internet, manejar todo tipo de aplicaciones o ver contenidos multimedia.

Fuentes: ABC, Mashable, Hipertextual

Artículos relacionados: