Trasplantes artificiales de piel podrían ser usados ​​para tratar la diabetes

Trasplantes artificiales de piel podrían ser usados ​​para tratar la diabetes

Comparta este Artículo en:

Los injertos de piel hechos usando la edición de genes CRISPR están previniendo que los ratones desarrollen diabetes, y los científicos afirman que podrían ser beneficiosos para los humanos también.

En un estudio de prueba de concepto, los investigadores de la Universidad de Chicago editaron células madre de ratones recién nacidos para liberar controlablemente el péptido 1 (GLP-1) similar al glucagón.

Ésta es la hormona que estimula al páncreas para producir insulina mientras que mantiene niveles sanos de la glucosa de la sangre.

Los injertos de piel modificados genéticamente fueron entonces administrados a ratones que fueron alimentados con dietas ricas en grasas para inducir la obesidad.

Estos ratones vieron un revés en la resistencia a la insulina y ganaron alrededor de la mitad de peso que los que no recibieron los injertos.

La obesidad es uno de los principales factores de riesgo que pueden causar diabetes tipo 2, con alta resistencia a la insulina que conduce al desarrollo de la condición.

Según el autor principal del estudio, la naturaleza barata de hacer crecer piel humana de las células madre significa que el tratamiento podría funcionar para las personas con la condición.

La piel artificial se ha utilizado para tratar a los pacientes quemados durante décadas.

Pero a medida que el proceso se ha desarrollado, hasta el punto en que la piel ahora puede crecer en un laboratorio, los investigadores han buscado otros usos clínicos para el tratamiento.

Sin embargo, un obstáculo importante era la falta de sujetos de prueba.

Hasta ahora, sólo se ha demostrado que el trasplante de piel generado por células madre trabaja en ratones con sistemas inmunes debilitados.

Este último estudio marca un gran avance, ya que es la primera vez que el proceso ha funcionado a largo plazo en ratones salvajes.

Los investigadores afirman que ahora pueden estudiar el uso de diferentes injertos modificados genéticamente para tratar otras enfermedades.

“No curamos la diabetes, pero sí proporciona un potencial enfoque a largo plazo y seguro de usar células madre epidérmicas de la piel para ayudar a las personas con diabetes y obesidad a mantener mejor sus niveles de glucosa”, dijo el autor senior Xiaoyang Wu.

Fuente: Engadget

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados: