Un avance en la impresión de líquidos en 3D podría conducir a aparatos flexibles

Un avance en la impresión de líquidos en 3D podría conducir a aparatos flexibles

Comparta este Artículo en:

Los tipos más comunes de impresión 3D implican la extrusión de plástico fundido o el uso de un láser para solidificar pequeñas partículas, capa por capa, para construir lentamente un objeto sólido.

Pero investigadores del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del Departamento de Energía hallaron una manera de cambiar radicalmente ese proceso mediante la impresión de líquidos en 3D dentro de otros líquidos, y podría significar importantes avances en la construcción de artefactos.

La impresora en sí misma es un modelo comercial que los investigadores pudieron modificar al reemplazar la extrusora con una bomba de jeringa que alimenta una aguja muy fina que arroja agua en vez de plástico fundido.

Luego, la máquina fue reprogramada para crear patrones tridimensionales, ya que muchas impresoras 3D normalmente solo hacen movimientos bidimensionales a medida que construyen cada capa de un modelo.

La siguiente innovación, sin embargo, fue mucho más complicada de perfeccionar.

El agua tiene la propensión a dividirse en gotitas a medida que se extruye, pero el objetivo de esta investigación fue crear estructuras líquidas continuas que mantengan su forma a lo largo del tiempo.

Los investigadores eligieron el agua como el líquido que se extruye y el aceite de silicio como el medio base, pero con ligeras modificaciones en ambos.

Se añadieron pequeñas nanopartículas de oro al agua, mientras que los ligandos de polímero (moléculas que se unen a un metal) se mezclaron en el aceite de silicio.

A medida que la mezcla de agua se inyecta en el aceite de silicio, las nanopartículas de oro interactúan con los ligandos de polímero para crear una envoltura elástica flexible (una especie de supersopa, como lo llaman los investigadores) alrededor del agua para bloquearla en su lugar y evitar que se disperse y perdiendo su forma única.

La tecnología de impresión 3D parece estar a punto de revolucionar innumerables campos, desde la fabricación hasta la comida rápida, y la desventaja de esta investigación es que, una vez más, no vamos a ver ningún producto innovador durante muchos, muchos años.

Pero las aplicaciones potenciales siguen siendo fascinantes.

Los investigadores creen que esta nueva técnica de impresión 3D podría ayudar a crear nuevas formas de fabricar productos químicos complicados, como máquinas de base líquida que dirijan partículas a nanoescala para ayudar a construir nuevos compuestos.

Pero aún más emocionante es la idea de la electrónica de impresión 3D líquida que se flexiona dentro de dispositivos blandos y elásticos sin romperse ni deformarse.

Fuente: Gizmodo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *