Una nueva arma en la lucha contra las superbacterias

Una nueva ingeniosa y efectiva arma en la lucha contra las superbacterias

Comparta este Artículo en:

Estamos en una verdadera guerra en este momento, y es una guerra que realmente estamos perdiendo. Es una guerra contra las superbacterias.

La historia en realidad comienza en la década de 1940 con la introducción generalizada de antibióticos. Y desde entonces, las bacterias resistentes a los medicamentos han seguido surgiendo, por lo que nos hemos visto obligados a desarrollar fármacos más nuevos para combatir estas nuevas bacterias.

Y este círculo vicioso en realidad es el origen de las superbacterias, que son simplemente bacterias para las que no tenemos drogas efectivas.

El año pasado, alrededor de 700,000 personas murieron a causa de enfermedades relacionadas con superbacterias.

Mirando hacia el futuro, si continuamos en el camino que estamos tomando, que es básicamente un enfoque del problema basado en drogas, la mejor estimación para mediados de este siglo es que el número mundial de muertos por superbacterias será de 10 millones .

Solo para poner eso en contexto, en realidad es más que la cantidad de personas que murieron de cáncer en todo el mundo el año pasado.

Por lo tanto, parece bastante claro que no estamos en un buen camino, y el enfoque basado en las drogas para este problema no está funcionando.

David Brenner, siendo físico, se preguntaba si podíamos adoptar un enfoque basado en la física: un enfoque diferente para este problema.

Y en ese contexto, lo primero que sabemos con certeza es que en realidad sabemos cómo matar todo tipo de microbio, todo tipo de virus y todo tipo de bacteria. Y eso es con luz ultravioleta.

Es parte de un espectro que incluye infrarrojos, incluye luz visible, y la parte de onda corta de este grupo es la luz ultravioleta.

Lo más importante es que la luz ultravioleta mata a las bacterias mediante un mecanismo completamente diferente de la forma en que las drogas matan a las bacterias.

Así que la luz ultravioleta es tan capaz de matar una bacteria resistente a los medicamentos como cualquier otra bacteria, y como la luz ultravioleta es tan buena para matar a todos los insectos, en la actualidad se usa mucho para esterilizar habitaciones, esterilizar superficies de trabajo etc.

Pero la luz ultravioleta es en realidad un peligro para la salud, pues puede dañar las células de nuestra piel, causar cáncer de piel, puede dañar las células de nuestro ojo y provocar enfermedades oculares como cataratas.

Entonces no puede usar luz ultravioleta germicida convencional cuando hay personas alrededor.

Y, por supuesto, queremos esterilizar sobre todo cuando hay gente alrededor.

En realidad hay una determinada longitud de onda de luz ultravioleta que debería matar a todas las bacterias, pero debería ser segura para la exposición humana.

Esa longitud de onda se llama luz ultravioleta lejana, y es solo parte de longitud de onda corta del espectro ultravioleta.

En contacto con la superficie de nuestra piel la luz germicida es muy buena para matar bacterias, pero lo que también ocurre es que penetra en las capas superiores de nuestra piel y puede dañar esas células clave en nuestra piel, lo que finalmente, cuando está dañada, puede provocar cáncer de piel.

La luz ultravioleta lejana es perfectamente adecuada para matar bacterias, pero no puede penetrar en nuestra piel.

Y hay una buena y sólida razón física para eso: la luz ultravioleta lejana es absorbida por todos los materiales biológicos, por lo que simplemente no puede ir muy lejos.

Ahora, los virus y las bacterias son realmente muy pequeños, por lo que la luz ultravioleta lejana puede penetrarlos y matarlos, pero lo que no puede hacer es penetrar en la piel y ni siquiera puede penetrar en la célula muerta, área justo en la superficie de nuestra piel.

Entonces esa es la teoría. Debería funcionar, debería ser segura. ¿Qué tal en la práctica? ¿Realmente funciona? ¿Es realmente segura?

Después de un trabajo de laboratorio durante los últimos cinco o seis años, la respuesta a estas preguntas es un rotundo sí. Sí, funciona, y sí es segura.

Es un arma barata, en nuestra lucha contra las superbacterias.

Podrá colocarse en quirófanos, en áreas de preparación de alimentos, o en escuelas, previniendo la propagación de la influenza, previniendo la propagación del sarampión, también se podrá usar en aeropuertos o aviones, previniendo la propagación global de virus como el H1N1.

Se tiene que hacer muchas pruebas sobre seguridad, así que se trata más de seguridad que de eficacia. Y tenemos que hacer pruebas a corto plazo, y pruebas a largo plazo para asegurarnos de que no se pueda desarrollar melanoma en muchos años.

Fuente: TED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *